Movimientos Singulares

 

More

El misterio del Espacio

 

Ver

Y del Tiempo

 

Ver

Permiso para hablar del Tiempo

y del Espacio

 



Permiso para hablar del Tiempo y del Espacio

 

Pensar en lo Eterno exige alcanzar un estado de elevación muy profundo. Se pronuncia la palabra Eterno y la mente se distrae inmediatamente con otra idea. Pero mantener la idea de Eternidad por varios segundos puede permitir alcanzar un estado de comprensión superior y lograr un mejor tránsito en la vida.

La Eternidad es por siempre, sin origen ni final. Dios es Eterno. El Todo se circunscribe a eso. El Tiempo es una fracción de Eternidad, una forma de medición de existencia que permite entrever el pasado, el presente y el futuro de la Materia en función de su comienzo y final aparente, ya que al estar contenida en la Eternidad, la Materia es Eterna.

Evaluamos la vida de una estrella en años terrestres y verificamos su nacimiento y hasta su desaparición, sin considerar que ello es un cambio de estado que se disemina en la Infinitud del Espacio.
El Espacio Infinito permite la existencia de la Materia y que esta altere su sustancia. En él están contenidas las diversas dimensiones por la que transita lo visible y lo invisible.
Asimilar la Infinitud del Espacio requiere una abstracción y consubstanciación con aquello que no tiene medida, de una magnitud enorme. Imaginando que se es un navegante que recorre sistemas solares, galaxias, nebulosas, agujeros negros, materia oscura por toda la Eternidad se puede comprender la Infinitud del Espacio.

En su defecto se puede imaginar lo Eterno y comprender lo Infinito.

Sería maravilloso viajar eternamente en estado de Consciencia en la inmensidad del Espacio sin contención, estando a la vez consustanciado en todo momento con el Todo que es Dios.
La existencia en el Planeta Tierra permite alcanzar a comprender la trilogía de Eternidad, Infinitud y Materia y observar la claudicación del hombre que desde hace siglos persigue enterrarse en luchas, guerras, ejercicios de poder y otras vanas demostraciones equivocadas, que aniquilan su esencia y presagia tormentos también de Eternidad.
Ya una pequeña porción de humanidad vislumbra una nueva Era que rectificará el destino y liberará los condicionamientos vigentes en la actualidad. Están despertando los atributos inmanentes en muchos seres, dormidos por centurias abriendo los ojos a la verdadera realidad.
Se cumplirán las Profecías y los anhelos de los que hoy quieren ver el gran cambio y que el hombre encuentre:
El Amor
La Consciencia.
La Paz.
La Sabiduría.
La Iluminación.

QUE ASÍ SEA

Pedro F. Callegari
4/10/2014.

contador de visitas
计数器