Presentación

     
Permiso para Hablar

     
Oscuridad y la Luz

      La Historia de IX 

      Hacia dónde vamos

      La Gran Advertencia 


     
La Misión desde el

      Cosmos  

      El Misterio Develado

      Astronomía


      Destino de la Humanidad

      Español  -  Italiano

      Ovnis

      Personalidades

     
Fotografías Coincidentes

      Profecías

      Cristales y Gemas

      Sexo y Esoterismo

      Esoterismo y Mayéutica

      Teorías

      Yoga Patanjali

      Entrevistas

      Vaticinios

      Lugares

      Develaciones

      Carl J. Jung

      Poesía

      Contacto
 
                         
 
 

Ovnis, Orbs, Energías, Entidades, Espíritus, Caneplas

Ahora tenemos las fotografías, la evidencia. Antes teníamos sólo testimonios de personas a quienes les había ocurrido algo extraño pero que no merecía crédito. Personas que se comunicaban con espíritus, que vieron seres extraños, luces, resplandores fugaces, que hablaron con extraterrestres, que observaron naves en los cielos desplazándose a enormes velocidades y con una trayectoria irregular. Aviones que eran seguidos por naves extrañas y en otros casos sólo aparecían en el radar.

Infinidad de libros, autores como J.J. Benitez, Sixto Paz Wells, Pedro Romaniuk, Antonio Ribera, Javier Sierra, Víctor Sueiro, Trigueirinho, L. Pauwels - J. Bergier, Barbara Marciniak, entre otros, escribieron sobre esta temática. En un gran número de personas despertaron escepticismo, en otras curiosidad, deseos de saber más, investigación y de esta forma se fue desarrollando la inquietud por desentrañar los misterios que relataron tantos autores.

Es que con los estímulos se fue gestando una necesidad imperiosa en aquellos que no se conformaron con lo tradicional, que intuyeron que existe algo más, vedado a los ojos que captan solo una pequeña porción de realidad.

Para que la escala de personas se fuera incrementando en este camino se adicionó Internet y las máquinas fotográficas digitales
aportaron con la nueva tecnología elementos que no se pueden atribuir a fallas de las máquinas fotográficas. Tantos equipos en manos de personas distintas no pueden tener problemas técnicos.

Muchas de las personas que han enviado fotografías al correo de www.espacio-tiempo.com.ar al ver sus fotos no encuentran respuesta al significado de sus tomas, sorprendidos porque no vieron nada extraño en el momento de apretar el obturador y se encuentran con esferas, luces, destellos que no pueden explicar.

Dichas tomas surgen tanto en interiores como en exteriores entre muchas fotografías de un mismo tema, es decir que la posibilidad de captar el fenómeno esta restringido a circunstancias especiales.

Podríamos decir que es una paradoja el que se nos añada algo a la fotografía que no alcanzamos a ver.

Podríamos pensar que es una falla de la máquina, de la lente, una partícula de polvo, una mancha de humedad, un insecto, algo atmosférico, un destello eléctrico producido en la máquina, una carga estática o cualquier otra cosa que se quiera decir.

Pero no pueden fallar tantas máquinas, si una lente tiene problemas esto es permanente, ante las partículas de polvo y humedad en tomas inmediatas y consecutivas tienen que aparecer y esto no es así.

Un destello eléctrico: habría que preguntarle a Sony, Minolta, Pentax, Panasonic, Canon, Nikon, Fuji, Concord, Kodak,
como se pueden producir esferas, líneas luminosas, dibujos en el aire con sus máquinas.
Volvemos a la paradoja: Las explicaciones son contrarias e inconsistentes.
Si pensamos que detrás de la puerta hay un espejo y que tambien nos pueden ver desde el otro lado del espejo, iremos abriendo el entendimiento para asimilar la existencia de otras realidades.
¿Porqué se manifiestan formas esféricas en las fotografías? La figura más perfecta es la esfera y si observamos alguna de ellas veremos que aparecen ciertos cambios de luz y color. Algunas son naranjas, otras azules tambien blancas o de color crema, los bordes se los ve fulgurante y hasta más intensos.

Se podría pensar que dentro de ella hay algo muy tenue que la guía, como si fuera una concentración de no materia que dispone un enfoque hacia una determinada persona, en un determinado momento, para hacer manifiesta su presencia en una acción de reciprocidad de observador a observado.

¿Y cuál es el significado y el sentido de la aparición? Podría inferirse que el contactado conserve una prueba del contacto, que sepa y se extrañe que la fotografía presenta algo curioso, distinto y que obliga a pensar que es eso.

Sabemos que el pensamiento no queda en nosotros, sale al espacio y puede ser captado. Es posible que cuando observamos la fotografía, la esfera nos sintonice y capte nuestra frecuencia, sepa de nosotros, de nuestra inquietud y receptividad, realizando un sondeo de nuestro interior y de nuestras posibilidades evolutivas y de los cambios que podemos realizar.

Es posible que en muchísimas personas esto ocurría sin mediar fotografías y que incluso antes de la fotografía ocurriera. Existen miles de testimonios de apariciones que avalan esos hechos. La misma religión ante la aparición tantas veces de lo que llamaron LA VIRGEN. Podría ser que vieran una forma difusa y para poder explicarla le atribuyeran el contorno de una figura conocida.

Desde la antigüedad se narraban hechos de apariciones de ángeles con formas humanas y es posible que vieran torrentes de luz y para ser entendidos los corporizaban.

En este mismo sitio www.espacio-tiempo.com.ar en la página “La otra realidad” aparece una foto con el título “Historias de otros y…” en donde la señora Lucía Pagani relata su experiencia.

Esta historia tiene mucho que ver con lo que exponemos y es notable como se producen las coincidencias y nos ayuda a comprender lo que esta ocurriendo, sus mensajes y significados.

Ya entramos en los albores de las evidencias, debemos discernir y compenetrarnos hacia donde estamos siendo conducidos.

Lo captado por las cámaras forman parte de una realidad que proviene de otra forma, digamos de energía, que posee inteligencia y podríamos clasificarlas del siguiente modo:
Pueden ser plasmatizaciones espirituales de ancestros que todavía deambulan por el Planeta. No por nada muchos creen en la comunicación con los muertos y en algunas culturas se los reverencia con gran respeto.

Cintas energéticas con significado de unión, agrupamiento, mensaje y significación.

Luces energéticas como manifestación de existencia.

Ovnis o naves desconocidas que están en la Tierra o vienen de otros planetas.

Todo esto que nos trasciende posee una inteligencia distinta e incomprensible para nosotros, están en otra realidad, que es como decir en otra dimensión y simultáneamente pueden estar en esta.

El mismo Planeta es un ser inteligente, logra el germinar de la semilla, alimenta a todas las especies, incluido al hombre, respira, tiene pulsaciones y un entramado energético como las líneas de fuerza llamadas Hartman entre otras. Pero eso no se aprecia porque no se ve, forma parte de lo existente y la ceguera y el empecinamiento es tal que se procura permanentemente destruir la maravilla del espejismo.

Las manifestaciones que hoy se tienen de todo lo enunciado, es para que aquellos depositarios de alguna fotografía diferente, la tengan muy presente y de ser posible la lleven consigo, la muestren, la observen y piensen en ella buscando la respuesta más allá de la razón, la lógica y el intelectualismo.
Es posible que con el transcurrir de los días o semanas vayan percibiendo cosas distintas y comiencen a sentir otra apertura hacia lo incomprensible e incluso tengan pensamientos que tildarían como descabellados. De ir ocurriendo estos hechos se podría decir que hay un efecto proveniente de la conexión con la fotografía y por ende la mente comienza a realizar una apertura en ese sentido.

n tiempo distinto al nuestro y su grado evolutivo les confiera un sentido absolutamente incomprensible para nosotros.
Si deducimos que carecen de emociones vamos a comprender que para ellos no existe ni lo bueno ni lo malo. Al no ser dominados por la emoción se hallan despojados y sin barreras que les impida accionar dentro de lo verdadero. Su filosofía sería: Aquello que es, Es. No estarían contenidos en una forma corporal, esta se plasmatizaría a su voluntad, pudiendo estar en diferentes lugares al mismo tiempo nuestro.
Carecerían esencialmente de nuestros cinco sentidos, (gusto, olfato, oído, tacto y vista) pero tendrían un elevado campo perceptivo no regido por el tiempo ni el espacio, pudiendo penetrar la materia que los circunda, como nosotros podemos sumergirnos en el agua.

Esa ductilidad les permitiría modificar todo tipo de materia y hacer con ella realizaciones imposibles de concebir desde esta realidad.

Nosotros tenemos la física ellos son espíritu.

Posiblemente sus naves sean dúctiles y no tengan dimensión y al poder alterar la materia, puedan viajar millones de años luz, en instantes de nuestro tiempo y estar aquí y ahora con nosotros y simultáneamente, en otro planeta o estrella de esta u otra galaxia.

De esta forma serían infinitos en el Universo infinito.

No serían mente sino espíritu y cuando se alcanza la jerarquía de espíritu los conceptos desaparecen y lo abstracto es preponderante.

El mundo invisible que nos acompaña es abstracto, el nuestro es conceptual. Antes los visionarios intentaban unificar los mundos, hoy además tenemos componentes tecnológicos que vienen a demostrarnos la existencia de lo abstracto.

Tan abstracto como las emociones que permanentemente generamos ¡y tan intangibles!

Desde lo corpóreo producimos emociones que tienen significación y sirven para recrear la materia en el lugar del Universo que sea necesaria.

Ellas por ser intangibles pueden ser conducidas donde se las requiera por las moléculas de sabiduría.

Estamos acercándonos al saber de la unificación, hemos sido tan utilizados en esta Era, que ya hemos cumplido con nuestro proceso de generadores de emociones.

Los que alcanzaron atisbos de iluminación han iniciado la ascensión producto de haber desarrollado la conciencia profunda de sí, la paz interior y la sabiduría.

Muchos están despertando, se les muestran varias maneras de alternancias a través de circunstancias de gran dolor, angustia, enfermedad, circunscriptos a seres queridos o a ellos mismos y en otros casos con el incremento de apariciones descriptas.

Todo en una aceleración inusual, sin parangón histórico, conducente hacia el logro de cambios internos para poder atravesar el portal y quedar frente al espejo, observándonos
.



Epilogo

Desde la llanura de la vida elevamos la vista hacia el cielo, vemos el azul magnífico, las nubes, las estrellas plateadas, la noche y el día.
Sentimos que aún estamos en la noche, que en la oscuridad sólo percibimos chispazos lumínicos, que la inmensidad nos minimiza.

Las preguntas tienen atisbos de respuestas ciertas y las certezas se pierden en el confín de las metáforas desconcertantes.

La existencia repite sus días desde el comienzo de la Era, aquello que fue, es en el hoy con ropaje distinto.
Volvemos en el sentido circular sin realizar los cambios hacia la ascensión.

Fuimos creados en una leyenda de dioses restringidos a lo causal, en la acción y la reacción de las pasiones.

Hoy en el vértigo de las circunstancias corremos en pos de quimeras, desorientados y presurosos para obtener un poco de felicidad. Pero mientras tanto las cosas suceden y las presencias se hacen más visibles para converger hacia un encuentro inevitable.

Estamos a un paso de saber, sólo tenemos que predisponernos y tendremos la revelación que llegará de las alturas.

Cada uno sabe desde su interior que existe una resurrección y queda la posibilidad de lograrla, Para ello se deben disminuir las resistencias y fluir en lo inexplicable, permitiendo que aquello que no entendemos penetre y nos circunde.

Aceptar que estamos rodeados de entidades que intentan mostrar su presencia desde otra realidad, nos permitirá dar el salto cuántico y adentrarnos de una vez en el proceso evolutivo, sin tabúes ni prejuicios.

Dentro de la libertad que se requiere para reemplazar lo subjetivo por lo objetivo podremos escalar la montaña hacia la cima espiritual.

Allí las fronteras desaparecen y podremos navegar sin ataduras ni preconceptos teniendo delante el fulgor de la sabiduría.

Vendrán más demostraciones para aquellos que requieran pruebas irrefutables, pero los que dudan por la duda misma no cambiarán de estado espiritual. Permanecerán circunscriptos a su propio pensamiento sin poder alcanzar la gracia del conocimiento profundo de las diferentes realidades.

Cuando las sombras de la incertidumbre intenten soslayar el motivo que los apartó de la posibilidad de transfiguración, lamentarán haber sido tan obstinados y no haberse ocupado de su propio ser interno.

Ya sólo existen dos caminos, antes eran numerosos los que conducían al salto evolutivo, hoy se puede avanzar por el que se quiere ser, o por el contrario.

Dos direcciones para una elección, dos propuestas enfrentadas y antagónicas, como el de querer ser o no ser.

En estos diez mil años de existencia humana se otorgaron miles de oportunidades, de ideas filosóficas y metafísicas, pero las inmensas mayorías permanecieron en el ostracismo indolente de la inercia cómoda.

Prefirieron estar apoyados en el tronco de la indiferencia y la apatía, ocupándose de cosas concretas, a incentivar los vínculos puramente espirituales partiendo de la conciencia.

Prefirieron los miedos, la angustia, la ansiedad, el desenfreno, la droga, el drama, la esclavitud emocional a la búsqueda de la libertad interior.

Por todo esto hoy nos encaminamos hacia el torbellino funesto en que los presagios son elocuentes y están a la vista. Quizás por este motivo es que surgen las manifestaciones de otro orden.

 

 

 Pedro F. Callegari